Los cachos y bromas son la esencia de la sal quiteña.

Tenemos algunos para ti, para que celebres a la capital entre risas. Cuéntalos en una ronda de chistes y queda como el rey de la fiesta.