Relatos de Edgar Patricio Espinosa

Edgar Patricio Espinosa es un cliente leal del primer supermercado Akí, que abrió sus puertas en Carapungo, hace 20 años.

Soy un cliente original de Akí Carapungo y realizo mis compras en este autoservicio desde que inició operaciones, en el año 2000. Considero que fui uno de los compradores que lo inauguraron. En ese entonces era un lugar pequeño, pero práctico. Ahora es un Gran Akí y el formato permite encontrar muchas más cosas, como electrónicos e ítems del hogar.
Lo que más me gusta de comprar en este supermercado es la excelente atención, tanto del personal de administración como de los cajeros y percheros. Además, tiene una oferta surtida. Muchas veces, termino comprando hasta tres veces más de lo necesario, sobre todo por las excelentes promociones que manejan.

Relatos de Edgar Patricio EspinosaEn cada compra, una de las secciones que no puedo dejar de visitar es el área de verduras y el área de cárnicos. Me gusta porque, además de que sé que hay un excelente manejo sanitario detrás de estos productos, la presentación es llamativa y todo siempre está fresco. De esta manera, estoy consciente de que llevo lo mejor a mi hogar.

En meses recientes, me parece que el manejo de sus operaciones durante la pandemia ha sido bueno. Es un valor agregado que ofrecen y algo que me motiva a seguir asistiendo al local, ya que estoy seguro de que ponen el bienestar del cliente, ante todo.

En estos 20 años solo puedo decir que Akí es un gran lugar y un centro vital para el abastecimiento de las familias locales. Llevo 30 años viviendo en Carapungo y debo decir que cuando Akí abrió sus puertas, todo cambió en este sector.

 

Deja una comentario