Es el envuelto por excelencia y una de las delicias de nuestra tierra. Acompáñalo con café solo o, por qué no, con una taza de colada morada.

Martes

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

Sancocho Cuencano

Deja una comentario