¡Saludos amigos! Soy Roberto y, en esta ocasión, les contaré uno de los relatos más icónicos de Píllaro, esta bella ciudad de Tungurahua que este mes festeja su famosa ‘Diablada’.


Cuenta la leyenda que, hace muchos años, vivía en esta ciudad una hermosa joven llamada Joaquina, que estaba casada con un chofer. Ella esperaba cada noche el regreso de su amado con emoción. Sin embargo, él era un hombre mujeriego.

Con el pasar del tiempo, Joaquina se convirtió en una mujer obsesiva, celosa y controladora. Ella le rogaba que cambiara de actitud, pero el siempre encontraba una forma de escaparse y seguir con sus infidelidades. Una noche, cuando su esposo no llegaba, lo descubrió en el acto. Llena de ira y con el corazón roto, caminó por la carretera que une a Píllaro con Ambato y se lanzó al abismo.

PillaroDesde entonces, se dice que los conductores que circulan por esa vía en las noches se encuentran con una hermosa dama vestida de negro, deambulando en una curva peligrosa, en ese sector. Es Joaquina y se les presenta a los hombres traicioneros. Ellos, cautivados por su belleza, se detienen y la invitan a subir. Sin embargo, al verla, observan una calavera con ojos de fuego. Se espantan y es por esta razón que se producen accidentes en esta carretera.

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

El farol de la viuda

6 Comentarios

Deja una comentario

pop-up-nestle-la-lechera-torta-mojada-de-chocolate-600