¡Qué tal amigos! Soy Roberto y quiero invitarles a que compartan conmigo uno de los relatos más enigmáticos de Cuenca. Se trata de la leyenda del farol de la viuda.

Este cuento místico es uno de los más conocidos de esta urbe ecuatoriana. Cuenta la leyenda que hace muchos años, por las calles del tradicional barrio cuencano de El Vado, deambulaba una mujer pasada la medianoche. Ella sostenía un farol para alumbrar el camino y tenía la cara demacrada.

El farol de la viudaDicen que vagaba en pena buscando a su hija, a quien había ahogado en el río Tomebamba cuando era pequeña. Lo hizo porque encontró a un nuevo amor, quien consideraba a la niña como un obstáculo para su vida en pareja. Ahora, caminaba siguiendo el curso del agua, como un alma en suplicio.

Con el pasar del tiempo, los niños del sector escucharon la historia y dejaron de salir de sus casas por las noches, por el temor de encontrarse con la mujer. Por otro lado, algunos adultos curiosos, se quedaban hasta altas horas de la madrugada en las calles, esperando ver a la viuda.

¡Vecino! Recuerda que tenemos tres locales en Cuenca. Esperamos tu visita por las fiestas o en cualquier ocasión

 

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

Relatos de Pujilí

Deja una comentario

pop-up-nestle-la-lechera-torta-mojada-de-chocolate-600