Erradica el estrés ahora

Es una situación inevitable en la vida, pero lo importante es cómo la enfrentas. A continuación, cuatro hábitos simples para eliminarlo.

De una u otra manera, todos nos estresamos en algún momento. Esa sensación, tan desagradable y abrumadora, puede ser controlada si es que te lo propones. Todo es cuestión de actitud. Si adoptas las siguientes conductas, manejar situaciones de alta presión será posible. Te presentamos algunos tips claves.

jerarquizaJerarquiza prioridades. Muchas veces, el estrés surge porque tenemos demasiadas obligaciones y no sabemos por dónde empezar. Sentimos que nos jalan en múltiples direcciones, lo que nos frustra y ofusca el pensamiento racional. Tómate un momento, define qué es lo más urgente, qué puede esperar, organiza las actividades en un calendario o agenda y aprende a decir no a obligaciones adicionales, si sabes que cumplirlas te será imposible.
date-un-respiroTómate un respiro. En ocasiones, tenemos tanto que hacer y el estrés es tan grande que perjudica las tareas o abruma el criterio. Por ello, es mejor darse un tiempo para despejar la mente. Estas pausas son fundamentales para cambiar de perspectiva, oxigenar los sentidos y volver con una nueva actitud optimista, ideal para conquistar cualquier reto.
evita-obsesionarteEvita obsesionarte. Si en lo único que puedes pensar es en tus problemas o en todo lo que debes cumplir, es hora de dar un paso atrás. Es mejor enfocarse en lo que has logrado y no en lo que te falta o en lo que no has cumplido todavía. Dedica un momento para hacer una actividad que te relaje y te guste, como leer un buen libro, ver un capítulo de tu serie favorita o escribir tus pensamientos.
tres-habitosTres hábitos esenciales. Si priorizas el descanso, la alimentación saludable y la actividad física, tendrás tres excelentes herramientas para hacerle frente a cualquier situación estresante. Estarás mejor preparado, con más energía, y tu mente se encontrará en óptimas condiciones para enfrentar lo que se atraviese de manera lógica y crítica. Así que ya sabes, a comer bien, dormir bien y mantenerse activo.

 

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

¡Vecino! Anticípate al dolor de cabeza

4 Comentarios

Deja una comentario