Hidratación, lo que tu cuerpo necesita

Si quieres mejorar tu salud en todos los aspectos, es hora de beber agua oportunamente.

¡Vecino! A priorizar la hidratación. Este hábito, tan básico en el día a día, es el responsable de un sinnúmero de funciones internas, te mantiene de buen humor, repone los líquidos que pierdes, calma la sed y hasta mejora tu apariencia. Si quieres conocer la mejor forma de abordar esta costumbre, a continuación, te presentamos los aspectos fundamentales a considerar.

la-mejor-formaDe la mejor forma. Los expertos aseguran que la correcta ingesta de líquidos cada día es algo que varía según la persona. Lo que se recomienda es beber 35 mililitros por cada kilogramo de peso. Por ejemplo: un adulto sano que pesa 55 kilogramos debe beber 1925 ml, o dos litros en promedio cada día. Los líquidos corporales se pierden todo el tiempo, mediante la transpiración, orina y hasta por la respiración. Por ello es importante reponerlos constantemente.
lo-que-el-agua-hace-Lo que el agua hace por ti. Más allá de eliminar la sed, el agua interviene en todo tipo de acciones corporales básicas, como el buen funcionamiento del sistema circulatorio, de la presión arterial, la termorregulación corporal y la absorción correcta de los nutrientes, entre otros. Lo ideal es hidratarse con agua pura y mediante una alimentación balanceada.
con-cuidadoCon cuidado. Si no consumes la cantidad de agua adecuada, puedes terminar deshidratándote. Las recomendaciones sobre el consumo de líquido son claras, pero hay personas que no las cumplen. Quienes tienen mayor riesgo de padecer deshidratación son las madres que dan de lactar, pues pierden líquidos, o los ancianos, que tienen el sentido de la sed disminuido.
al-entrenarAl entrenar. Si eres de las personas que hacen ejercicio, es probable que sudes profusamente. Hacer de la hidratación un hábito prioritario es fundamental. Si vas a entrenar por una hora, beber agua es suficiente, pero si lo haces por dos horas o más, una bebida isotónica es lo que necesitas. Así repones los electrolitos perdidos con la transpiración.

 

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

Erradica el estrés ahora

Deja una comentario