Nueve días de devoción

Reza en familia este 2020. Durante estos nueve días, tienes la oportunidad de compartir un momento con tus seres queridos, dedicarle unos instantes a la oración y conmemorar el nacimiento del Niño Dios.

Te presentamos una emotiva Novena, cortesía del 

Primer día – José protector de las familias

Primer día
José protector de las familias

Oración InicialOración a San José

Y dijo Dios…

(Lc 1,26-38)

Este fue el principio de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José; pero antes de que vivieran juntos, quedó embarazada por obra del Espíritu Santo. Su esposo, José, pensó despedirla, pero como era un hombre bueno, quiso actuar discretamente para no difamarla. Mientras lo estaba pensando, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa; si bien está esperando por obra del Espíritu Santo, tú eres el que pondrás el nombre al hijo que dará a luz. Y lo llamarás Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta.

Reflexionemos

¿Cómo imaginas los sentimientos que vivió José al saber que María estaba embarazada?
¿Qué significa la misión de José de “ponerle nombre al hijo”?

José, hijo de Jacob, es carpintero y está comprometido con María. Ella quedó embarazada antes de que empezaran a convivir como pareja. José se llena de ansiedad, pero no pretende hacerle daño a su prometida, y la protege al decidir devolverla a su casa en secreto. Entonces el ángel del Señor le pidió a José confianza y creer que ese niño era Hijo de Dios. Entonces, le encomendó la misión de ser el padre que protege a Jesús; aceptar esa paternidad no habrá sido fácil, pero José la aceptó y la asumió en su vida como una gran responsabilidad.

Como José, nosotros debemos trabajar en nuestra misión de ser “protectores” de nuestros hogares, ocuparnos de los pequeños y acoger a los frágiles. Vale la pena esforzarse para cambiar las situaciones de angustia y conflicto en momentos de paz y serenidad, ayudando a encontrar una salida a los problemas propios y ajenos.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Entre paja y el heno

Entre pajas y el heno
resplandece tu belleza,
con más brillo que los astros,
que en el cielo se pasean.
Alegría, alegría y placer (bis)
ha nacido ya el Niño
en el Portal de Belén (bis)
Vengan pueblos,
vengan reyes,
vengan sabios y pastores,
vengan todos a adoradle,
prosternadas las naciones.

Segundo día – María, esperanza delos pobres

Segundo día
María, esperanza de los pobres

Oración InicialOración a la Virgen María

Y dijo Dios…

(Mt 1,18-22)

Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen que estaba comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David. La virgen se llamaba María. Llegó el ángel hasta ella y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. María se conmovió al oír estas palabras, y se preguntaba qué significaría tal saludo. Pero el ángel le dijo: “No temas, María, porque has encontrado el favor de Dios. Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David; gobernará por siempre al pueblo de Jacob y su reinado no terminará jamás”. María dijo al ángel: “¿Cómo puede ser eso, si soy virgen?”. Contestó el ángel: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño que nacerá de ti será Hijo de Dios. También tu parienta Isabel está esperando un hijo en su vejez, y aunque no podía tener familia, se encuentra ya en el sexto mes del embarazo. Para Dios, nada es imposible”. Dijo María: “He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra”.

Reflexionemos

¿Si María tiene fe en Dios, por qué cuestiona al Ángel acerca de la decisión de Dios?
¿Fue fácil para María decirle SÍ a Dios y su proyecto?

Dios escoge a María para que sea la madre de Jesús. María es una joven campesina, de un pueblito marginado. Al elegirla a ella, Dios está eligiendo especialmente a los pobres como herederos de la Buena Noticia. María representa la esperanza de los humildes, de los que ponen su confianza en Dios. Y cuando ella dice “Sí” al proyecto de Dios, responde en nombre de todos los pobres que quieren obedecer la voluntad de Dios. Para ello se necesita decisión, valentía, firmeza.

Mantener el “Sí” es todo un reto que María supo cumplir. En el pesebre contemplemos hoy a María, la mujer de la maternidad, de la entrega, del trabajo, del diálogo con Dios, del Sí generoso que llena de esperanza nuestros hogares y nuestros corazones. Pidamos porque cada mamita de nuestra familia, escuela, barrio, lugar de trabajo, tenga la oportunidad de experimentar el amor de Dios en su vida y acepte con un Sí generoso transmitir ese amor a sus hijos.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Ya viene el Niñito

Ya viene el niñito jugando entre flores
y los pajaritos le cantan amores,
ya se despertaron los pobres pastores
y le van llevando pajitas y flores.
La paja está fría, la cama está dura,
la Virgen María llora con ternura.
Ya no más se caen todas las estrellas,
a los pies del Niño, más blancos que ellas.
Niñito bonito, manojo de flores,
llora pobrecito por los pecadores. (bis)
Yo le vaya a hacer una cuna y techo,
huye de Belén y vente a mi pecho.
Niñito bonito, manojo de flores,
llora pobrecito por los pecadores. (bis)

Tercer día – María y su servicio amoroso

Tercer día
María y su servicio amoroso

Oración InicialOración a la familia

Y dijo Dios…

(Lc 1,39-48)

Por entonces María se fue, sin más demora, a una ciudad ubicada en los cerros de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Al oír Isabel su saludo, el niño dio saltos en su vientre. Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó en alta voz: “¡Bendita tú eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Cómo he merecido yo que venga a mí la madre de mi Señor? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de alegría en mis entrañas. ¡Dichosa tú por haber creído que se cumplirían las promesas del Señor!”. María dijo: “Proclama mi alma la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador, porque se fijó en su esclava y, desde ahora, todas las generaciones me dirán feliz”.

Reflexionemos

¿A qué se arriesgaba María al ir presurosa a atender a su prima
Isabel, sin decirle a nadie?
¿Por qué cosas se alegra nuestro espíritu hoy?

La Navidad es un tiempo propicio para ponernos en actitud de servicio hacia los demás, y María es ejemplo claro. Ella visita a su prima Isabel para compartir la alegría de ser la Madre de Dios, y acompañarla en esos momentos difíciles de su embarazo. No olvidemos que Isabel es una mujer anciana y llena del Espíritu Santo al ver a su prima María le dice: “Dichosa tú que has creído”. Sí, María creyó, no sólo en su santo embarazo, sino en lo que eso implicaba: ponerse a servicio, siempre llena de alegría.

Las visitas que Dios nos hace son siempre don y tarea. Desde la gratuidad, hemos sido elegidos para una misión que nos pone en camino hacia los demás. ¡Seamos solidarios, recorramos el camino de María, llevando alegría, esperanza, servicio! Sobre todo a aquellas personas que por circunstancias diversas no podrán vivir el gozo de la Navidad en familia.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Dulce Jesús mio

Dulce Jesús mío,
mi niño adorado,
ven a nuestras almas Niñito,
ven no tardes tanto. (bis)
Del seno del Padre
bajaste humanado,
deja ya el materno, Niñito
porque te veamos.
De montes y valles, ven, oh deseado;
rompe ya los cielos; Niñito
brota flor del campo.

Cuarto día – José y María buscan un lugar para Jesús

Cuarto día
José y María buscan un lugar para Jesús

Oración InicialOración a la San José

Y dijo Dios…

(Gen 1,27-31)

Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó. Macho y hembra los creó. Dios los bendijo, diciéndoles: “Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra”. Dijo Dios: “Hoy les entrego para que se alimenten toda clase de plantas con semillas que hay sobre la tierra, y toda clase de árboles frutales. A los animales salvajes, a las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se mueven sobre la tierra, les doy pasto verde para que coman”. Y así fue. Dios vio que todo era muy bueno. Y atardeció y amaneció, el día Sexto.

Reflexionemos

¿Para qué somos creados las mujeres y hombres?

¿Qué tarea debemos realizar en nuestra casa común?

La Biblia nos dice que Dios Padre creó este mundo  para que todos tengamos un lugar apropiado en él, en igualdad de condiciones y disfrutando de sus bienes. Todo lo que Dios hizo fue bueno: el aire, el agua, la tierra, las plantas, los animales, el hombre, la mujer. Y nos encargó administrar su obra maravillosa. Así que nuestra tarea es velar por el cuidado de nuestra Casa Común para que todo Ser Humano pueda disfrutar del amor de Dios Padre que se refleja en la Madre Naturaleza.

José y María sienten que la Casa Común que Dios creó para nacer, crecer y vivir todos en armonía, disfrutando de manera responsable de sus recursos, hoy está casi destruida. José y María buscan con amor que esta realidad cambie por el bienestar de su pequeño Hijo que está en camino y por los miles de niños y niñas que están por nacer.

Cualquier lugar debería ser bueno para que nazca Jesús, el Hijo de Dios. Sin embargo parece que se siguen cerrando las puertas para que entre la Sagrada Familia. Ojalá, María y José puedan escoger cualquier familia, casa, ciudad, región y decir con el Padre Dios, “¡este lugar es bueno! … aquí podrá nacer nuestro hijo en paz y con seguridad”.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Claveles y rosas

Claveles y rosas la cuna adornad,
en tanto que un ángel meciéndola está.
No llores Niñito, no llores mi Dios,
si te he ofendido, te pido perdón (bis)
Al Niño Pastores, venid abrigad,
que la noche es fría y empieza a llorar. (bis)
De amores tu pecho abrazado está,
quedemos prestos tu sed apagar.

Quinto día – Con el Niño Jesús agradecer la bendición de Dios

Quinto día
Con el Niño Jesús agradecer la bendición de Dios

Oración InicialOración a la Virgen María

Y dijo Dios…

(Mt 25,14-27)

Un hombre estaba a punto de partir a tierras lejanas, y reunió a sus servidores para confiarles sus bienes. Al primero le dio cinco talentos, a otro dos y al tercero uno, según su capacidad. El que recibió cinco talentos, ganó otros cinco. El que recibió dos, ganó otros dos. Pero el que recibió uno, cavó un hoyo y escondió el dinero. Después de un tiempo vino el señor y les pidió cuentas. El que había recibido cinco talentos le presentó otros cinco, diciéndole: “Señor, me diste cinco talentos, y aquí están otros cinco que gané”. El patrón dijo: “Bien, servidor bueno; ya que has sido fiel en lo poco, te voy a confiar más”. Vino el que recibió dos y dijo: “Señor, me diste dos talentos y aquí tienes otros dos que gané”. El patrón dijo: “Bien, servidor bueno; ya que has sido fiel en lo poco, te confiaré más”. Por último, vino el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sé que eres hombre exigente, que cosechas donde no siembras y recoges donde no inviertes. Por eso tuve miedo y escondí tu dinero. Aquí tienes lo tuyo”. El patrón dijo: “¡Servidor malo! Si sabes que cosecho donde no siembro y recojo donde no invierto, debías haber puesto mi dinero en el banco. A mi regreso lo habría recuperado con intereses…»

Reflexionemos

¿Qué enseñanza quiere darnos Jesús a través de esta parábola?

¿Qué talentos siento que Dios me ha regalado? ¿Cómo lo uso? 

Jesús nos recuerda que cada uno de nosotros hemos recibidos unos dones y talentos del Padre que nos hace únicos y que nuestra tarea es ser agradecidos por ellos, haciendo que den frutos. Navidad es un tiempo propicio para reflexionar que somos hijos e hijas de Dios: creados para hacer el bien, para ayudar, para amar. Dios cuida de nosotros, y debemos ser agradecidos con el Señor de la única forma posible: amando a los demás, poniendo nuestros dones al servicio de los que los necesitan.

El que sepa escuchar, que escuche; el que sepa aconsejar, que aconseje; el que sepa arrancar sonrisas, que alegre la vida. Gratis recibimos los dones de Dios, gratis tenemos que darlos a quienes lo necesiten.

Recordemos que el Niño Jesús, aquel tierno niño que está por nacer en cada uno de nuestros corazones, también tuvo muchos dones como: dialogar con sus papás, aprender y reflexionar la Palabra de Dios, ser fiel y obediente a la voluntad de su Papito Dios y muchos más.

Aprovechemos esta época de amor para hacer florecer nuestros dones y agradecer a nuestro Papito Dios por haberme dado la oportunidad de reconocer lo valioso que soy en su proyecto.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Bienvenido seas

Bienvenido seas
mi niño adorado;
Bienvenido seas
mi niño de amor (bis)
Ángeles santos por mi adoradle
al Dios que amante
nació en portal. (bis)
Tiembla de frío
entre pajas y heno
mi dulce dueño
mi tierno amor. (bis)
Verbo encarnado
flor de la altura
fragante y suave
luz de Belén. (bis)

Sexto día – El Niño Jesús quiere que nos conozcamos mejor

Sexto día
El Niño Jesús quiere que nos conozcamos mejor

Oración InicialOración para la familia

Y dijo Dios…

(Salmo 139,1-12)

Señor, tú me examinas y conoces. Sabes si me siento o me levanto; conoces de lejos lo que pienso. Ya esté caminando o en la cama me escudriñas, eres testigo de mis pasos. Aún no está en mi lengua la palabra, pero tú, Señor, la conoces entera. Me aprietas por detrás y por delante y pones tu mano sobre mí. Me supera ese prodigio, son alturas que no puedo alcanzar. ¿A dónde iré lejos de tu espíritu, adónde huiré lejos de tu rostro? Si escalo los cielos, allí estás, si me acuesto entre los muertos, allí también estás. Si le pido alas a la aurora para irme a la otra orilla del mar, también allá tu mano me conduce y me tiene tomado tu derecha.

Reflexionemos

¿Qué siento al saber que Dios siempre está a mi lado?

¿Cuáles son los sentimientos que me provoca este texto bíblico? 

Nadie que tenga fe puede negar que Dios nos dio la vida antes de nacer y que fuimos creados por Él a través de nuestros padres. Estamos ante el amor y el conocimiento profundo de Dios desde nuestra etapa en el vientre materno. La misión que nos da a cada uno se basa justamente en que nos conoce con amor y desde toda la eternidad. 

La Navidad es un tiempo propicio para revisar nuestras vidas desde lo más íntimo de nuestro ser, penetrando hasta el fondo de nuestro corazón para saber cuáles son las heridas que me afectan, los miedos que me paralizan, las cegueras que me frenan. No debemos tener miedo de conocernos más y dejar que los otros nos conozcan, así como Dios nuestro Padre nos conoce.

Hace dos mil años atrás en un pequeño pesebre de Belén, mamita María acariciaba su vientre repitiendo desde su corazón este salmo para que Jesús, su tierno niño que estaba a punto de nacer. Supiera lo mucho que su Papito Dios lo conoce y lo ama así como nos conoce y nos ama a cada uno de nosotros.

Oración al Niño Jesús

Villancico

En brazos de una doncella

En brazos de una doncella
un infante se dormía,
y en su lumbre parecía
ser nacido de una estrella.
Quisiera Jesús del alma
calentarte con mi aliento,
y decirte lo que siento
en mi pobre corazón.
Si el mundo de ti se olvida
y te deja abandonado,
yo jamás niño adorado,
yo jamás te olvidaré.

Séptimo día – El Niño Jesús nos enseña a confiar

Séptimo día
El Niño Jesús nos enseña a confiar

Oración InicialOración a San José

Y dijo Dios…

(Mt 14,22-34)

Jesús obligó a sus discípulos a que se embarcaran; debían ir antes a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Jesús despidió a la gente, y luego subió al cerro para orar. Cayó la noche, y él seguía allí. La barca, en tanto, estaba ya lejos de tierra, y las olas le pegaban duramente, pues soplaba el viento en contra. Antes del amanecer Jesús vino a ellos caminando sobre el mar. Al verlo se asustaron y exclamaron: “¡Es un fantasma!”. Y con miedo se pusieron a gritar. En seguida Jesús les dijo: “Animo, no teman, soy yo”. Pedro dijo: “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti caminando sobre el agua”. Jesús le dijo: “Ven”. Pedro empezó a caminar sobre las aguas en dirección a Jesús, pero el viento era fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó: “¡Señor, sálvame!”. Al instante Jesús extendió la mano y lo agarró, diciendo: “Hombre de poca fe, ¿por qué vacilas?”. Subieron a la barca y cesó el viento, y los que estaban en la barca se postraron ante él, diciendo: «¡Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios!» Terminada la travesía, desembarcaron en Genesaret”.

Reflexionemos

¿Por qué crees que falla la confianza de Pedro en Jesús?

¿Cuándo sientes que te hundes en tus problemas, eres capaz de acudir a Jesús por ayuda?

En este texto bíblico se nos narra la confianza que tiene Jesús en su amigo Pedro. Jesús lo invita a caminar sobre las aguas porque confía en que Pedro lo puede hacer. Seguro que Jesús sintió mucha felicidad y orgullo al ver que su amigo Pedro confía y camina sobre las aguas, aunque más adelante Pedro desconfía y se hunde. La fe nos ayuda a seguir adelante, a arriesgarnos, aun cuando no haya ánimos. Salir de la barca y lanzarse al agua puede traer burlas de aquellos que aún están “en el bote”, pero la clave está en “mirar a Jesús”; aun con dudas no dejar de mirarlo. Jesús no quita su vista de nosotros. Siempre está ahí, animándonos a “caminar sobre las aguas”. El niño Jesús nos invita a salir de nuestras barcas y a confiar absolutamente en Él y su palabra. Nos llama por nuestro nombre y nos pide salir y llevar su mensaje de amor, paz y salvación a mi familia, amigos, compañeros, conocidos, etc. En especial en este tiempo de Navidad donde el Niño Jesús se encarna con confianza en tu corazón y espera con amor que transformes tu vida, a pesar de las tempestades que existen en el mundo. Vamos anímate y confía, déjate amar por este tierno Niño que lo único que pide es un corazón dispuesto a ser su pesebre, su hogar.

Oración al Niño Jesús

Villancico

No sé niño hermoso

No sé niño hermoso
que he visto yo en ti
que no sé qué tengo
desde que te vi (bis)
Tus tiernas mejillas
de nieve y carmín
tus labios hermosos
ual rosas de Abril.
Tu aspecto halagüeño
y el dulce reír
tan profundamente
se han grabado en mí.
Si acaso algún día
me atrevo a salir
al prado florido
por mi divertir.
Do quiera que mire
Te miro yo allí,
Y entonces de nuevo
comienzo a advertir.
Tu aspecto halagüeño
Y el dulce reír
tan profundamente
se han grabado en mí. (bis).

Octavo día – Con Jesús y María aprendemos a orar

Octavo día
Con Jesús y María aprendemos a orar

Oración InicialOración a la Virgen María

Y dijo Dios…

(Lc 1,46-49)

María dijo entonces: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador, porque se fijó en su esclava. Desde ahora todas las generaciones me dirán feliz. El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí”:

¡Santo es su Nombre! Muestra su misericordia siglo tras siglo a los que viven en su presencia. Dio un golpe con su poder: deshizo a los soberbios y sus planes. Derribó a los poderosos de sus tronos y exaltó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos, y despidió a los ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su siervo, se acordó de su misericordia, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y sus descendientes para siempre. María se quedó unos tres meses con Isabel, y después volvió a su casa.

Reflexionemos

¿Cuál es tu postura frente a la oración de María? ¿Qué frase llama tu atención?

¿De qué forma glorificarías a Dios por lo que hace por ti?

Los evangelios presentan  a María como una mujer que tenía una profunda confianza con Dios, y eso se alcanza cuando hay vida de oración. Lucas nos dice que María escuchó la petición de Dios y aceptó ser la Madre de Jesús con una actitud orante: “guardaba todas esas cosas y las meditaba en su corazón”.

El Magníficat es una oración de alabanza y acción de gracias dirigida a Dios. Este cántico resume la acción de Dios de la Historia de la Salvación, pero dicha por María con palabras sencillas.

Durante estos ocho días de la novena, hemos gozado de lecturas bíblicas, oraciones, cantos, dinámicas, de testimonios de vida, de rica comida, de los problemas que vivimos y todo esto mis hermanos y hermanas es oración y a través de ella hemos descubierto y experimentado el gran amor que Dios nos tiene y que se manifiesta en el nacimiento de su hijo Jesús.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Noche de paz

Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor.
Entre sus astros que esparcen su luz
Bella anunciando al niñito Jesús
Brilla la estrella de paz
Brilla la estrella de paz.
Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor
Sólo velan en la oscuridad
Los pastores que en el campo están;
y la estrella de Belén
y la estrella de Belén.
Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor;
sobre el santo niño Jesús
Una estrella esparce su luz,
Brilla sobre el Rey
Brilla sobre el Rey.
Noche de paz, noche de amor,
Todo duerme en derredor
Fieles velando allí en Belén
Los pastores, la madre también.
Y la estrella de paz
Y la estrella de paz

Noveno día – El nacimiento de Jesús: una luz de esperanza

Noveno día
El nacimiento de Jesús: una luz de esperanza

Oración InicialOración para la Familia

Y dijo Dios…

Cuando estaban en Belén le llegó el día en que debía tener su hijo. Y dio a luz a su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la sala común. En la región había pastores que vivían en el campo y que se turnaban por la noche para cuidar sus rebaños. El ángel del Señor se les apareció y los rodeó de claridad la Gloria del Señor y fueron presa del temor. Pero el ángel les dijo: “No teman, porque vengo a darles una buena nueva que será motivo de alegría para el pueblo: hoy ha nacido en la ciudad de David un salvador, que es el Mesías, el Señor”.

Reflexionemos

¿Qué esperanzas nos trae el nacimiento del Salvador?
¿Cómo me interpela que hayan sido unos pobres pastores los primeros en recibir la Buena Nueva?

Jesús nace en Belén como muestra del amor de Dios por la humanidad. Aunque muchas cosas hayan cambiado en todos estos siglos, hay algo que no ha cambiado jamás: la Buena Nueva de que Jesús, nuestro Señor y Salvador, vino al mundo porque Dios nos ama (Jn 3,16). Esto debe llenarnos de mucha esperanza y confianza: “Les anuncio una noticia que los va a llenar de alegría, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador”. Sí, hoy nace Jesús que viene a salvarnos a todos, no por nuestros méritos, sino por su infinito amor. Y este anuncio les hace a pastores que vivían en los campos cercanos, trabajadores pobres, sin poder, ni importancia social. Ellos son los primeros testigos y los primeros que comunican a otras personas la llegada del Salvador.

Papito Dios nos muestra que no sólo se preocupa de quienes la sociedad desprecia, sino que les encarga misiones de mucha importancia. Ahora nos toca a nosotros ir como los pastores a cumplir con nuestra misión y acoger con amor y gratuidad a todos los hermanos, especialmente los que sufren.

Oración al Niño Jesús

Villancico

Vamos pastores vamos

Vamos pastores, vamos,
vamos a Belén,
a ver en aquel Niño
la gloria del Edén. (bis)
Ese precioso Niño
yo me muero por el
sus ojitos me encantan,
su boquita también.
el Padre lo acaricia
la Madre mira en Él,
y los dos extasiados
contemplan aquel ser (bis).
Yo pobre pastorcillo,
al niño le diré,
no la buenaventura:
eso no puede ser;
le diré me perdone
lo mucho que pequé
y en la mansión eterna
un ladito me dé (bis).

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

Bombillos súper divertidos

Deja una comentario

pop-up-nestle-la-lechera-torta-mojada-de-chocolate-600