Tu amigo el débito

Las tarjetas de débito son una excelente herramienta financiera, si sabes cómo usarlas. Te detallamos lo que debes tener en cuenta.

¡Vecino! Simplifica tus pagos y tu vida. A la hora de hacer una compra en cualquiera de nuestros locales, no dudes en usar tu tarjeta de débito. Puedes despedirte de las molestas e interminables filas en los cajeros automáticos y olvidarte de llevar efectivo cuando compres los víveres de la semana. Tener a la mano esta herramienta es suficiente. Las transacciones son seguras y los beneficios amplios.

Usar esta tarjeta es como llevar dinero en el bolsillo. Tu banco no te cobra intereses ni recargos por usarla, por lo que sabrás exactamente cuánto puedes gastar en cada ocasión. Al presentarla, se realiza el débito respectivo de tu cuenta bancaria, evitando así el pago de montos mínimos y máximos a fin de mes, cosa que sí sucede con una tarjeta de crédito.

Para darle un buen uso, te recomendamos que tomes en cuenta las siguientes acciones:

BilleteraPresta atención a cómo la manejas. Guárdala en un lugar seguro. Es aconsejable que la trates de la misma manera que al efectivo.
cuenta bancaria Controla lo que gastas. Es útil que revises periódicamente el estado de tu cuenta bancaria en línea y que siempre guardes tus recibos. También es buena idea escribir todos los gastos en un cuaderno y hacer balances semanales.
seguridadPor seguridad, ciertos establecimientos piden ver un documento de identificación antes de cancelar un monto con esta tarjeta. Es esencial que tengas tu cédula de identidad o tu licencia de conducir siempre a la mano.

Recuerda que el plástico es personal e intransferible y solo lo podrás usar según la disponibilidad de fondos en tu cuenta.

¡Veci! Si te gustó este artículo, descubre más aquí:

Tu mejor aliado digital

2 Comentarios

Deja una comentario